24ago

Una vuelta al mundo musical de serendipia en serendipia

No tienes ni que hacer las maletas. Solo te hacen falta unos auriculares o unos buenos altavoces para embarcarte en esta vuelta al mundo musical. Se trata de un viaje por los cinco continentes que puedes repetir siempre que quieras, a coste cero, y que cada vez será distinto. De hecho, el tuyo será diferente al nuestro, que empieza en Europa: del municipio malagueño de Alhaurín el Grande, al norte de la sierra de Mijas, al pequeño pueblo de Yarm en Inglaterra.

Dos rincones muy dispares del Viejo Continente que a las 19:19 horas del sábado 23 de agosto tienen algo en común: uno de sus habitantes ha pulsado el play en Spotify para escuchar Burn, de la cantante británica Ellie Goulding. Y no se han puesto de acuerdo para hacerlo.

Cogemos otro avión imaginario y, a ritmo de Beyoncé, aterrizamos en Estados Unidos. Dos personas que no se conocen de nada, una en Pinckney (Michigan) y otra en Gainesville (Florida), reproducen al mismo tiempo Xo, primer sencillo del quinto álbum de la estrella del R&B. Lo sabemos gracias a la hipnótica visualización Serendipity, obra del artista digital Kyle McDonald para Spotify.

Es el primer proyecto de una serie que pretende explorar y mostrar la plataforma de música en streaming desde puntos de vista innovadores, ofreciendo estancias en la sede de la compañía a creadores con recorrido en esto del arte tecnológico. El primero ha sido McDonald, pero vendrán más, y nos ofrecerán otras ópticas probablemente igual de interesantes.

Al tiempo que indagamos, la ruta musical prosigue sin pausa en los auriculares. El sobresalto de una parada singular nos lo recuerda. Un tema en alemán de fondo, con título en francés: Au Revoir. Tras unos segundos, somos nosotros los que decimos adiós a un tal Mark Foster con pinta hipster que a mitad de la canción rapea con la lengua fuera. Nos alejamos de Meppen y Karslruhe, los dos puntos de Alemania en los que un dúo improbable de oyentes sintonizó a la vez esta tonada.

Con Serendipity, McDonald trata de responder a un par de preguntas: ¿es frecuente que dos personas escuchen la misma canción de forma sincronizada sin saberlo? ¿Cómo de frecuente? La respuesta es tan obvia como insólita: “cada segundo hay al menos diez parejas de personas que empiezan a escuchar la misma canción con una diferencia de menos de una décima de segundo”. Pequeñas casualidades, fruto de lo que el cine y la cultura popular han dado en llamar serendipia (aunque el diccionario de la RAE no lo recoge). Maravillosa e inquietante serendipia.

Como la que se produjo el mismo sábado, 23 de agosto, a las 20:24. Un señor o señorita en Costa Mesa () y otro u otra en Wellington (Nueva Zelanda) tuvieron la feliz idea de escuchar 2 On – Schoolboy Q, de Tinashe, al mismo tiempo. No sé hasta qué punto esta cantante angelina es conocida, pero al autor de estas líneas, que no es muy melómano, solo le sonó su cara cuando supo que es la novia de Jake, Celeste, en Dos hombres y medio. Cosas que uno aprende…

Dale vueltas a esto: “si estás escuchando una canción popular, hay una alta probabilidad de que alguien más este escuchándola a la vez, de forma sincronizada, contigo”. ¿No te encantaría conocerlo?

El siguiente paso es que Spotify nos diga quién es. Así, el próximo viaje podría ser real, sin auriculares de por medio. Emocionante, ¿no?

Este post Una vuelta al mundo musical de serendipia en serendipia, escrito por David G. Ortiz, se publicó originalmente en Yorokobu.

Share this Story

About David G. Ortiz

Editor de portada y redactor de Tecnología en lainformacion.com. Colaborador en Sesión de Control. Creador del documental ‘La radio ha muerto, ¡viva la radio!’. Antes pasé por los micrófonos de la Cadena SER y me curtí Tinta Digital, dirigiendo el podcast Circo Mediático. Estudié Periodismo y Com. Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>